Con los pies en el agua

¡Bueeeeeeno! Vaya parón. Pero lo necesitaba (menos mal que coincidió con el verano y probablemente nadie se dió cuenta…) Acabo de pasar por una desintoxicación severa de redes sociales. Nada de blogs, nada de Facebook, ni de Instagram y demás (bueno, nada nada no pero bastante menos) y lo cambié todo por puro deporte, familia y naturaleza. Ahora me siento mejor, menos saturada. Más ligera de kilos y de mente. Con menos cosas que decir y más que hacer. En definitiva, está siendo un verano de escuchar y observar, de introspección. A gusto – pésimo para el protocolo blogueriano – pero a gusto.

conlospiesenelaguaAdemás, estas semanas han traído consigo no solo el silencio cibernético pero también aires de cambio. Posibilidades nuevas – y con ellas las preguntas de siempre.

Así que nada, de momento me quedo con los pies el agua, a ver qué pasa.