Tatuajes urbanos: Miso

Tatuajes caseros

Todas las noches, en la oscuridad y  desde la absoluta calma de una casa donde todos menos yo están ya dormidos, me acomodo entre almohadas, sábanas y mantas para hacer un repaso cibernético de mis varias cuentas de facebook, instagram, flipboard… Es un ritual nocturno que no puedo dejar por la absoluta adicción que tengo a la posibilidad de viajar por el mundo y ver el trabajo, las imágenes, escuchar voces, idiomas desconocidos -en definitiva, de adentrarme en vidas ajenas e ir descubriendo conexiones entre cosas, elementos y personas que poco tienen que ver conmigo y mi vida en este rincón del planta.

De vez en cuando, alguno de esos caminos intrazables de fotos, links y likes me acaba descubriendo lugares, personas o -como en este caso- trabajo que me deja maravillada y enganchada. Esta vez ha sido con la artista ucraniana afincada en Melbourne, Miso. La delicadeza de sus tatuajes caseros. Luego sus graffitis de papel, sus imágenes hechas a golpe de aguja, sus mujeres rusas de pañuelos interminables. Su papel picado. Apago el móvil, cierro los ojos y me sumerjo en mis sueños deseando tener para mi un ápice de un talento así.

Tatuajes caseros Tatuajes caseros Constelaciones

 

Flores a golpe de agujaGrafitti de papel

Señora de Europa del Este

 

* Todas las imágenes de este post vía Miso.

No recordamos días

Después de mi visita a Bernard, estos últimos días han sido más aburridos (muchos bocetos, pruebas de plegado, sacar cuentas… todo lo técnico) que parece que la emoción que siempre viene con el arranque de un nuevo proyecto se difumina hasta casi desaparecer del todo. Pero ni modo, son necesarios. Así que para no convertirme en la ostra del popular dicho, saqué mis plumillas y mi gouche, me preparé una tinta magenta bastante más alegre que el día (y eso que hoy no ha llovido) y me puse a garabatear por eso de soltar la mano (y la mente)…

Hasta que, cansada de no escribir nada, saqué mi agenda (que es de esas que te ponen frases célebres en las esquinitas del papel) y me puse a buscar algo significativo, algo que resonara con mi estado de ánimo. Y así fue como en la esquina superior derecha del 24 de febrero (qué suerte que la encontré en este mes y no en septiembre…) me encontré con esta frase del señor Cesare Pavese (que, la verdad sea dicha, no tengo idea de quién es).

no-recordamos-días

Así pues la escribí y de paso me la aprendí de memoria para tenerla a mano para cuando los días amenacen con ser algo menos emocionantes de lo que me gustarían y poder recordar que no recordamos días, sino momentos. Y de esos, hay y habrá, muchos.

 

Yo quiero volver a escribir

Hoy 10 de febrero

Hoy 10 de febrero (y a pesar del pésimo tiempo que tenemos por aquí) me levanté prontito para ir a visitar al señor Bernard Merino, gerente y propietario de Imprenta Coronas, establecimiento tipográfico y de impresos en general con más de 100 años de historia ubicado en el barrio de Gros.

Al genial Bernard lo conocí hace unos cuantos años, en un taller de letterpress organizado por el igualmente genial Hernán Ordoñez en la imprenta zarauztarra de Otzarreta (con cuyo equipo había también trabajado yo en varias ocasiones… al final, esto es un pañuelo). En aquella ocasión tuvimos la suerte de mancharnos las manos de tinta y experimentar con tipos de metal y madera haciendo excéntricas combinaciones de textos y símbolos con ningún otro objetivo más que el de experimentar, de primera mano, lo que es la impresión tipográfica.

En fin, lo que me llevó esta mañana hasta el bajo de la Calle Nueva 17 es un proyecto de dimensiones sencillas pero de aspiraciones enormes con el que pretendo colaborar con Bernard y poner a trabajar sus 40-y-pico años de experiencia como tipógrafo y mis dieci-pocos de diseñadora gráfica. El objeto en cuestión es una agenda telefónica (si, de papel, cómo las de antaño) pero en versión miniatura, perfecta para llevar en el bolsillo (¡o bolsón!) y apuntar los datos de las personas o establecimientos con los que uno se va topando en su día a día. ¡Basta de meterlos en las memorias digitales de nuestros móviles! ¡Basta de garabatear en pedazos de papel o servilletas a medio usar! Yo quiero volver a escribir, y volver a hacerlo con estilo.

Así que nos ponemos manos a la obra Bernard y yo para confeccionar el primer producto de La Paperie. (!!!) Iré posteando los avances de nuestra pequeña aventura, así que no se lo pierdan. ¡Ciao!

casa-onsaloSus tarjetas de visita Editorial Huarte y Coronas, 1917 La imprenta más económica

Tatuajes tipográficos

go easy on the soulPara este post no hacen falta mas que unas cuantas palabras, las imágenes por sí mismas son suficientes. Si quieres conocer las historias detrás del arte corporal de Mara Zepeda, visita su blog Neither Snow. Ella no es tatuadora de profesión si no que se dedica a la caligrafía. Vale mucho la pena (ayer estuve hasta las tantas leyendo las historias) y me dejó pensando un buen rato. Así que con Mara y su arte estreno sección.

Cualquiera que me conozca sabe que siempre he querido hacerme un tatuaje. Pero por x o por y  (llámese miedo, inseguridad o falta de convencimiento) nunca he llegado a hacerlo. Personalmente, creo que para poder tatuar mi piel necesito tener el mismo nivel de compromiso con el tatuaje en sí que el que tengo con mi marido. No creo en pintarte la piel para dentro de unos años acabar escondiéndolo bajo las mangas de una camisa, o peor aún, bajo la tinta de otro tatuaje. Por eso sigo en busca de mi historia, de mi mensaje, de mi mantra. El problema es que tengo tantos buenos momentos, tantos recuerdos, tanta gente que ha marcado mi vida, que no sé cuál me haría, pero si ahorita tuviera que escoger una sola palabra, sería fé.

memento morijaimado love walkfideli certa mercesbe bold

curran

* Todas las fotos de este post vía Neither Snow.

 

 

Móvil para N

Detalle del móvil

Como les contaba en mi post anterior, tengo un pequeño terremoto de 7 meses y medio que amo con locura y pasión. Mi embarazo de N fue muy bueno, pero ya desde el quinto mes empecé a sospechar que mi pequeño retoño iba a ser una bala. Así que pensé que cómo yo tenía más bien poca experiencia en esto de cambiar pañales (N es la primera) iba a necesitar todas las armas posibles para mantenerla quieta durante la operación. Me puse manos a la obra y le hice este maravilloso y facilísimo móvil. En cuestión de un par de horas ya estaba yo trepada en el cambiador intentando colgarlo del techo.

Making-of

Ahora, 7 meses y medio después, es cuando más jugo le estamos sacando al móvil. N se queda de pie entre mis brazos, y mientras yo intento subirle las mayitas, ella intenta atrapar las bolas de papel con sus manitas. Grita emocionada cuando el móvil se mueve (que soy yo soplando) y lo mira fascinada. La verdad es que el móvil nos ha hecho de la operación pañal un momento para disfrutar juntas.

El móvil ya en su sitio

Collage

Good things come to those who hustle

O lo que es lo mismo, cosas buenas llegan a los que trabajan duro.

Empieza mi aventura  y con ella arrancan mis miedos e inseguridades – no les voy a mentir. Según me siento a preparar el planning de contenidos me invaden las dudas,  ¿cómo voy a darme a conocer? ¿cómo voy a lanzar mi línea con un presupuesto tan reducido? y sobre todo, ¿cómo voy a sacar esto adelante con un pequeño terremoto de 7 meses y medio que demanda mi atención 24 horas al día?

¡Por fin se durmió!

Quito un momento el wordpress de enfrente y me doy un paseo por mis blogs favoritos (los tienen en el menú a la derecha) a ver si me despejo un poco la cabeza. Lo que veo son las anécdotas y recuentos de mujeres (casi todas) que están, como yo, intentando sacar sus propios proyectos adelante. Algunas no tienen hijos, pero la mayoría sí. Veo sus pedazo de blogs y me quedo boquiabierta pensando, ¿cómo lo hacen? Por supuesto que me llevan años de ventaja en esto de los blogs y las tiendas online (que ya es bastante) pero en ellos descubro partes de sus vidas cotidianas -no solo proyectos profesionales, photo shoots increíbles y proyectos DIY de ensueño- situaciones de su día a día que ellas convierten en posts y que otras (como yo) leemos mientras hacemos notas mentales “yo también sé hacer eso, la próxima vez lo posteo”.

Cómo quisiera poder encontrar los primeros posts que publicaron, leer sus primeras palabras, ver sus primeras imágenes (no crean que no lo he intentado)(Lo sé, es un intento un poco canalla de justificar lo verde que arranco…) Algunas han sido muy valientes y se ha animado a postearlo para el deleite y el morbo burlón de todos sus fans. Digamos que no arrancaron tan chic y tan pro como están ahora… y esto me consuela.

En fin, las respuestas a estas preguntas no las sé, pero lo que sí sé es que ganas no me faltan. Ojalá que la suerte decida pasarse por mi casa, aquí ya le tengo preparado todo para que se quede un rato. Cruzo los dedos y ¡a por todas!

Cosas buenas a los que trabajan duro

Descubre Villaflores

Descubre Donosti: Villaflores

¿A quién no le gustan las flores?
A mi me encantan y una parte muy importante de mi vida cotidiana -sobre todo en invierno- es tener flores en mi casa. Aquí en el norte los días puedes ser muy cortos y oscuros, así que para alegrar mi corazón tropical intento tenerlas en la mesa del comedor o en el estudio. Yo creo que esta costumbre la heredamos de mi abuela. En su casa siempre siempre hay flores. Y cuando vamos a casa de mi mamá, siempre nos da la bienvenida decorando nuestro cuarto con ramos preciosos .

En esta ocasión fui a visitar una floristería que me encanta, Villaflores, justo en la entrada de la parte vieja. El verano pasado encargamos aquí un ramo de Peonias (mi flor favorita) para el cumple de mi mamá y desde entonces he vuelto. Además de tener flores frescas de temporada, la floristería también tiene una gran selección de floreros, jarrones, cajas y demás, perfectos para regalar.

Descubre VillafloresDescubre sus adornosMe encantan las PeoniasFlores de temporada

Pero esta vez buscaba algo diferente, digamos que algo más permanente… así que me fui a casa con tres Peonias artificiales para poner en el estudio. Con esta pared tan verde que tengo las flores le dan un toque más femenino y primaveral. Justo lo que estaba buscando. ¡Ah! y no se pierdan las tarjetas de visita y etiquetas, que me traje a casa por si volvemos a sorprender a mi mamá en su próximo cumpleaños.

Toque femenino y primaveralTarjetas y etiquetas¡Preciosas!